CHUP’E QUESO

Era este cuando niño uno de mis platos caseros favoritos y sigue siéndolo. Se contaba en casa que un antepasado seducido por su delicia, provista de abundante queso, que cuelga del tenedor cuando el comensal se lleva un bocado  la boca, había enredado los hilos del queso en su florida barba. No queriendo demorar en limpiársela, había simplemente cogido un cuchillo y la había cortado.

Se non è vero, è ben trovato.

Ingredientes:

Una cebolla grande

Dos dientes de ajo

Aceite de oliva

1 kg. papas

Un puñado de arvejitas sinhilas

Unos 350 grms. de queso mantecoso (ajuste según su mayor o menor fanatismo por el producto)

Ají de color

1/8 kg. Manteca (opcional)

Sal, pimienta.

 

Utensilios:

Olla más bien plana.

Cuchara de palo

Espumador (para servir)

Cuchillo

Tabla

 

Haga el clásico “fritito” con cebolla en cuadritos y ajo en aceite de oliva (oli). Salpimentar. Se cortan en rodajas papas peladas y se ponen a freír en la base. Apenas se empiecen a dorar se cubren con apenas la necesaria cantidad de agua hirviendo.

Mientras se cuecen las papas, se deshilan las arvejitas sinhilas y se corta el queso en cubos. Cuando las papas están listas se incorporan las arvejitas cortadas al sesgo. Se dejan dos minutos para que queden al dente. Se corta el fuego, se agrega el queso y se revuelve.

Mientras tanto se ha preparado “la color” tradicional con manteca y ají de color. Prefiero la versión nueva con oli y ají.

Se sirven lo platos cuando el queso se ha derretido sin aguarse; se rocían con “la color” o simplemente con oli. Se corona el plato con cilantro sin mezquinar.

Carménère u otro vino livianito acompañan muy bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.